Arquitectura contra el Cambio Climático

20 de abr

ebro-pais

Foto: Desbordamiento del rio Ebro a la altura de Boquiñeni. Al fondo, el municipio de Pradilla. CARLOS ROSILLO (EL PAÍS)

Las recientes inundaciones vuelven a poner el problema del Cambio Climático en las portadas de las crónicas actuales. Pero estos desastres son un capítulo más de los numerosos eventos meteorológicos excepcionales que se han producidos en los últimos años. Oleajes y huracanes que han producido grandes destrozos en la costa del levante, el verano 2017 ha sido el más largo registrado en los últimos treinta años que ha producido graves problemas de sequia a lo que ha seguido un invierno con abundantes nevadas en muchas regiones del país.

Junto a la constatación de los inevitables cambios que está sufriendo el clima, es necesario también echar cuenta de los daños materiales e inmateriales que se producirán de manera inevitable. Según la Agencia Europea del Ambiente entre el 1980 y el 2013 se gastaron alrededor de 400 billones de euros en reparar los daños producidos por el Cambio Climático y según las previsiones estos datos están destinados a aumentar. Además de los daños materiales, es necesario considerar también los desplazados generados por la subida del mar y la desertificación y los riesgos para la salud y el bienestar de las personas.

Por otro lado, la puesta en marcha de acciones de mitigación y adaptación al cambio climático se traducirán en ahorro sustanciales en cuanto a daños materiales, la reducción de números de muertos y enfermos crónicos y reducción de costes para regular la calidad del aire. Por todo ello, es necesario que los Países actúen de forma urgente a través de políticas y acciones concretas.

España está ahora debatiendo la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética, identificado los problemas y oportunidades sectoriales y proponiendo medidas concretas. El sector de Ciudades, urbanismo y vivienda arrastra graves problemas, sobre todo por el crecimiento desproporcionado que se ha producido durante la burbuja inmobiliaria y la dispersión urbana, causa de un aumento del uso del coche privado como principal medio de transporte.

Los científicos no tienen dudas que la principal causa del Cambio Climático son las emisiones de Gases Efecto Invernadero (GEI) producidos por las actividades humanas, por lo que las acciones de mitigación deben dirigirse a reducir dichas emisiones. A nivel de edificios, después de la certificación energética, el Parlamento Europeo aprueba en el 2010 la Directiva 2010/31/UE con la cual se introducen los edificios a cero emisiones (ZEB o nZEB).

Desde la Asociación ECOMETRO proponemos ir más allá de los edificios ZEB o nZBE en cuanto estos edificios se limitan a considerar sólo las emisiones durante la fase de uso. Según nuestra visión, y las directrices marcadas por la normativa en la evaluación de la sostenibilidad de los edificios, se deben considerar las emisiones a lo largo de todo el ciclo de vida: extracción y producción de los materiales, transporte, construcción uso y fin de la vida.

Por ello, hemos realizado la herramienta ECOMETRO ACV que permite calcular las emisiones de CO2 y otros impactos en diferentes fases de la vida del edificio. La herramienta ACV está asociada a una base de materiales de la construcción que incorporan información sobre el impacto ambiental del mismo. A partir del presupuesto del edificio, el usuario puede conocer el impacto que generará y escoger entre diferentes opciones la que resulte más sostenible.

Además, en ECÓMETRO estamos trabajando para crear un nuevo sello de Edificio CO2 nulo, cuyo objetivo es promover edificio que tengan el menor impacto posible en el medioambiente. CO2 nulo es un nuevo sistema de pensar el edificio donde la sostenibilidad y el ACV ocupa el primer lugar. En ello, el diseño bioclimático se complementa con la selección de sistemas constructivos de bajo impacto, el uso de energía renovable y se realiza una compensación de CO2 para aquellas emisiones inevitables durante el proceso de producción y construcción del edificio.

Oficina “Cero CO2” de Triodos Bank en Málaga

10 de may

ARQUITECTURA PARA LA MITIGACIÓN DEL CAMBIO CLIMÁTICO

post_co2_via_ecometro

El proyecto de la oficina bancaria de Triodos Bank en Málaga es un PROYECTO CERO EMISIONES DE CO² por su proceso de construcción y en su fase de uso. Es una propuesta Cero CO² porque desde el estudio de arquitectura sAtt hemos pensado y construido la oficina con el firme propósito de crear un espacio Cero Emisiones CO².

La construcción de la oficina ha emitido un total de 66 toneladas de CO² derivadas de la fabricación y puesta en obra de todos los materiales. Esto lo hemos calculado con la herramienta del ECÓMETRO ACV gracias a la metodología desarrollada de Análisis de Ciclo de Vida según la norma UNE-EN 15978. Esas 66 toneladas de CO² emitidas en el proceso de construcción se han compensado con un programa de compensación de CO² de la Fundación Ecología y Desarrollo (ECODES).

La compensación de CO² está basada en destinar una inversión determinada para generar proyectos que a través de diferentes acciones como,  la reforestación,  se produzca una absorción de las emisiones de CO² emitidas.  Existen proyectos de compensación de CO² por todo el mundo, en nuestro caso hemos elegido un proyecto en Nicaragua que tiene el programa de  Cero CO² de ECODES. En el  proyecto Triodos Bank, la compensación de la obra ha tenido un coste de 495 € para el promotor, Triodos Bank,  y la tonelada de CO² se ha pagado a 7,50 €, un precio que es variable en función del proyecto que se elija.

Las emisiones de CO² de los viajes realizados por la constructora Altave y del estudio de arquitectura sAtt, también se han contrarrestado con el mismo programa; e incluso hemos encontrado materiales que ya habían realizado la compensación de  de CO² desde la propia empresa como es el caso de las placas de cartón yeso de Knauf. En total, Altave ha compensado 0,092 tn de CO² y sAtt 0,132 tn de CO2, con el programa de Cero CO2 en Nicaragua, y Knauf ha compensado 4,30 tn de CO², con la herramienta de compensación “CleanCO²”,  en un programa de cocinas eficientes en Kenia. Todas las entidades hemos obtenido los correspondientes certificados de compensación de CO². […]

La importancia del espacio público para la ciudad sostenible

25 de ene

20_cascantic_01_1

Los espacios públicos en las zonas urbanas se pueden clasificar bajo varios criterios y cumplen con diferentes funciones: espacios de tránsito, espacios verdes para el ocio y el descanso, espacio para el encuentro y la socialización, elemento de conexión, etc. Por lo tanto, no son sólo elementos que dan forma a la ciudad, sino que brindan las condiciones para su mismo funcionamiento[1]. El espacio público no es un espacio baldío entre edifico, ni se puede reducir a una sencilla condición de tenencia, sino que representa el espacio en que la ciudadanía se hace visible, las relaciones sociales toman formas y los ciudadanos libres participan a la acción público-política[2]. Debido a su papel multifuncional, ellos pueden contribuir mucho a la sostenibilidad de las ciudades en cuanto contribuyen a la reducción de los impactos producidos por la aglomeración urbana, proporciona el espacio para el encuentro y la construcción del tejido social. Por esta razón el espacio público es un capital social y ambiental cuyo manejo debe efectuarse bajo criterios de responsabilidad ambiental, social y económica.

Las experiencias analizadas en diferentes localidades han demostrado que la falta de instrumentos y/o recursos para la generación, mantenimiento o mejora de los espacios ciudadanos, han resultado en diferentes brechas que perjudican a la calidad urbana como:

  • Espacios públicos con falta de contexto e identidad, mal planificados por proporción, localización o falta de uso, que a veces se configuran en zonas residuales sin sentido ni control por parte de las administraciones.
  • Baja rentabilidad de la inversión pública que no ha representado un beneficio para la calidad de vida de ciudadanía ni para el medioambiente urbano.
  • Conflicto entre grupos sociales y económicos con intereses de aprovecharse en su beneficio de zonas públicos como por ejemplo disputa entre vendedores informales y fuerzas públicas, entre comercio formal e informal, automovilistas y peatones, vecinos y establecimientos, etc.
  • Dificultad de las instituciones en el mantenimiento y preservación del bien realizado con el consecuente degrado del espacio.

Para modificar este proceso y asegurar la eficiencia de la inversión pública, los programas de crecimiento o rehabilitación de los espacios urbanos deberían desarrollarse siguiendo los principios de la sostenibilidad. Cada vez más políticos, administradores y ciudadanos entienden la importancia de que el espacio público sea un espacio de calidad, como también se demuestra por las numerosas iniciativas dirigida a la reforma de plazas, paseos y parques. Uno de los ejemplos más recientes el proyecto para la reforma de la Plaza de España de Madrid.

Pero ¿Cómo se diseña un espacio público sostenible?

Desde la Asociación Ecómetro lanzamos esta pregunta y abrimos el debate a que nos ayudéis a dar una definición de espacio público sostenible que pueda guiar técnicos y administradores para mejorar la calidad de vida de las ciudades y ciudadanos.

 

[1] Paula Goncalves. ESPACIOS URBANOS SUSTENTABLES.  Apuntes de Arquitectura. 17 agosto 2011. http://apuntesdearquitecturadigital.blogspot.cl/2011/08/espacios-urbanos-sustentables-lic-paula.html

[2] CARRASCO BAHAMONDE, Daniel Alonso. Espacio público y ciudadanía: Nuevos desafíos para la agenda de desarrollo en Chile. Polis [online]. 2011, vol.10, n.30 [citado  2016-01-09], pp. 19-43. Disponible en: <http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-65682011000300002&lng=es&nrm=iso>. ISSN 0718-6568.  http://dx.doi.org/10.4067/S0718-65682011000300002.

Fuente Imagen: Urban Game 2014, Creada el 2 de febrero de 2015 a las 14:03 por Fornieles