Post construcción y ocupación

15 de may

banner-31

Además de un buen diseño, es fundamental hacer un correcto uso de los edificios para poder alcanzar los objetivos de eficiencia y sostenibilidad. Los usuarios, junto con los proyectistas y los constructores, son una pieza clave para reducir el impacto de los edificios durante su vida. Para ello, vemos que los organismos están cada vez más preocupados en dar información sobre como hacer un uso eficiente de los recursos, sobre todo energía y agua.  

El nuevo sistema de evaluación de la Sostenibilidad de los Edificios Level(s), desarrollado por la Comisión Europea, da especial relevancia a la fase de post-construcción y ocupación. El sistema de evaluación considera importante monitorear el consumo, las prestaciones y la satisfacción de los usuarios después de la construcción. Para ello, el sistema exige la implantación de un BPE (Building Performance Evaluation) que tiene como objetivo de asegurar que las prestaciones reales del edificio se correspondan con las esperadas en fase de diseño. 

El BPE se conforma por un sistema de medición de los consumos y un sistema BEMS (Building Energy Management Systems) con suficiente capacidad para almacenar datos y hacer un monitoreo completo del edificio en el tiempo. Se promueve el uso de medidores Smart que provean una información desagregada de los consumos para una mejor gestión de los consumos. Se quiere así evitar las incongruencias que pueden surgir por el uso de datos obtenidos a partir de las facturas emitidas sobre consumos estimados o medidos incorrectamente. 

Otro tema fundamental para el éxito del edificio es la satisfacción del usuario. Level(s) propone realizar un POE (Post Occupancy Evaluation) que se debería realizar al año de la completa ocupación del edificio. La encuesta se basa en metodología estandardizadas que pretenden hacer una evaluación subjetiva y objetiva de la satisfacción del usuario. Otras herramientas como LEED y BREEAM también evalúan positivamente la realización de encuesta a los usuarios, proporcionando un esquema de encuesta estandardizado. 

Desde el ECÓMETRO aplaudimos estas iniciativas porque ponen el foco en la necesidad que todos los agentes: proyectistas, inversores, constructores y usuarios sean corresponsable del cambio del sector de la arquitectura hacía una mayor sostenibilidad. Es necesario que los usuarios, además de ser informado de las prestaciones de su edificio a la hora comprar a través de la etiqueta energética, sepa si efectivamente se están cumpliendo las expectativas de eficiencia y, si no es así, como puede mejorarlas.  

Nosotros proponemos que se desarrollen herramientas sencillas e intuitivas, que permitan al usuario entender cómo funciona su casa y cómo obtener la mayor eficiencia. Además de medir, es importante visualizar y comunicar la información de manera transparente y clara para que la sostenibilidad llegue a un publico lo más amplio posible.