La importancia del espacio público para la ciudad sostenible

25 de ene

20_cascantic_01_1

Los espacios públicos en las zonas urbanas se pueden clasificar bajo varios criterios y cumplen con diferentes funciones: espacios de tránsito, espacios verdes para el ocio y el descanso, espacio para el encuentro y la socialización, elemento de conexión, etc. Por lo tanto, no son sólo elementos que dan forma a la ciudad, sino que brindan las condiciones para su mismo funcionamiento[1]. El espacio público no es un espacio baldío entre edifico, ni se puede reducir a una sencilla condición de tenencia, sino que representa el espacio en que la ciudadanía se hace visible, las relaciones sociales toman formas y los ciudadanos libres participan a la acción público-política[2]. Debido a su papel multifuncional, ellos pueden contribuir mucho a la sostenibilidad de las ciudades en cuanto contribuyen a la reducción de los impactos producidos por la aglomeración urbana, proporciona el espacio para el encuentro y la construcción del tejido social. Por esta razón el espacio público es un capital social y ambiental cuyo manejo debe efectuarse bajo criterios de responsabilidad ambiental, social y económica.

Las experiencias analizadas en diferentes localidades han demostrado que la falta de instrumentos y/o recursos para la generación, mantenimiento o mejora de los espacios ciudadanos, han resultado en diferentes brechas que perjudican a la calidad urbana como:

  • Espacios públicos con falta de contexto e identidad, mal planificados por proporción, localización o falta de uso, que a veces se configuran en zonas residuales sin sentido ni control por parte de las administraciones.
  • Baja rentabilidad de la inversión pública que no ha representado un beneficio para la calidad de vida de ciudadanía ni para el medioambiente urbano.
  • Conflicto entre grupos sociales y económicos con intereses de aprovecharse en su beneficio de zonas públicos como por ejemplo disputa entre vendedores informales y fuerzas públicas, entre comercio formal e informal, automovilistas y peatones, vecinos y establecimientos, etc.
  • Dificultad de las instituciones en el mantenimiento y preservación del bien realizado con el consecuente degrado del espacio.

Para modificar este proceso y asegurar la eficiencia de la inversión pública, los programas de crecimiento o rehabilitación de los espacios urbanos deberían desarrollarse siguiendo los principios de la sostenibilidad. Cada vez más políticos, administradores y ciudadanos entienden la importancia de que el espacio público sea un espacio de calidad, como también se demuestra por las numerosas iniciativas dirigida a la reforma de plazas, paseos y parques. Uno de los ejemplos más recientes el proyecto para la reforma de la Plaza de España de Madrid.

Pero ¿Cómo se diseña un espacio público sostenible?

Desde la Asociación Ecómetro lanzamos esta pregunta y abrimos el debate a que nos ayudéis a dar una definición de espacio público sostenible que pueda guiar técnicos y administradores para mejorar la calidad de vida de las ciudades y ciudadanos.

 

[1] Paula Goncalves. ESPACIOS URBANOS SUSTENTABLES.  Apuntes de Arquitectura. 17 agosto 2011. http://apuntesdearquitecturadigital.blogspot.cl/2011/08/espacios-urbanos-sustentables-lic-paula.html

[2] CARRASCO BAHAMONDE, Daniel Alonso. Espacio público y ciudadanía: Nuevos desafíos para la agenda de desarrollo en Chile. Polis [online]. 2011, vol.10, n.30 [citado  2016-01-09], pp. 19-43. Disponible en: <http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-65682011000300002&lng=es&nrm=iso>. ISSN 0718-6568.  http://dx.doi.org/10.4067/S0718-65682011000300002.

Fuente Imagen: Urban Game 2014, Creada el 2 de febrero de 2015 a las 14:03 por Fornieles