RE.4_”biodiversidad y hábitat en la arquitectura”

22 de may

Imagen según ilustración de Marion Deuchars

Sesión de “ecología a debate” para valorar la importancia de introducir parámetros de biodiversidad y hábitat en  los edificios. Café Comercial, Madrid, 10 de mayo de 2012.

Asistierón Miguél Carrero, especialista en vencejos y otras aves urbanas,  Susana Morán bióloga, Rodrigo Fernández-Mellado biólogo, Joaquín Aramburu de argolaarquitectos,  urbanista especializado en barrios ecológicos, y los equipos de satt y del ecómetro.

Miguel  nos hace una exposición de su trabajo en la conservación de aves en entornos urbanos, la problemática de la desaparición de ciertas especies como vencejos y murciélagos, y el descontrol de plagas como palomas y cotorras. Miguel aclara que el enfoque es positivo. Sólo se tratan especies que se ha demostrado que conviven bien en el medio urbano incluso que son beneficiosas.

Insiste en que igual que hay una protección arqueológica debería haber una protección de la biodiversidad existente en entornos urbanos, ya que se están reduciendo notablemente las poblaciones de ciertas aves beneficiosas para el ecosistema urbanos y pone de ejemplo la rehabilitación de La Torre de los Remedios en Sevilla,  con 1700 nidos de vencejos.

Otro ejemplo de hábitat en las ciudades son los halcones, en Madrid viven 18 parejas que pueden controlar la poblaciones invasivas de cotorras y palomas, actualmente introducidas de forma artificial debido a la reducción drástica de su población. Miguel  nos recuerda que antes también “construíamos para ellos” y la convivencia era necesaria y ahora la estamos ignorando.

En otro orden, y al hilo de la valoración de la complejidad urbana, Rodrigo apunta que  tenemos un ejemplo dentro de la geografía española de dos ciudades, Cáceres y Ciudad Real, con una  complejidad similar y sin embargo una conservación de patrimonio y biodiversidad muy diferente.

Joaquín nos comenta que hay en España planteamientos de políticas urbanísticas que fomenten edificios con cubiertas vegetales y huertos urbanos que pueden favorecer  mayor biodiversidad y que se apoyan con beneficios fiscales o de edificabilidad.

Carmen Alonso (equipo del ecómetro) plantea el caso de la diferencia de aproximación cultural entre certifiacciones como la japonesa (CASBEE) o la norteamericana (LEED), con un planteamiento de relación con la naturaleza opuesto. Mientras en uno encontramos más criterios de integración con el medio, en otro aparece más criterios de protección. Álvaro apunta que esto es fruto de dos culturas totalmente opuestas: la japonesa, ligada a su medio, y la americana, de conquista de un medio.

Joaquín señala que una ciudad viva es aquella que tiene  una alta y compleja estructura funcional, formal, social y medioambiental; frente al actual modelo tipo “patchwork”. Recuerda que la clave está en el tamaño y el ritmo de trasformación, vehiculado a través de ordenanzas recogiendo instrucciones de aplicación. Rodrigo aclara que esto ya aparece en la Agenda 21.

También se debate sobre el alcance del término biodiversidad, el cual se empieza a utilizar con la misma frivolidad y falta de rigor que el término ecología. Susana plantea que la valoración de la biodiversidad pertenece a la escala del urbanismo, mientras que a escala de edificio, se podría valorar la capacidad de aportación de hábitat. ¿Cuál es la relación de la biodiversidad con la riqueza del hábitat?. Y pone tres ejemplos de cómo un edificio puede aportar más hábitat: cubiertas vegetales, fuentes en fachada y nidos. Surgen varias voces que apoyan o matizan esta afirmación.

Alvaro plantea que la escala intermedia del hardscaping o entorno de los edificios como posible contenedora de especies animales y vegetales, en la competencia directa de la aquitectura. Se plantea la utilización de especies autóctonas para los ajardinamientos de edificios y parques y como criterio básico, no utilizar especies catalogadas como invasoras. Ejemplos curiosos de especies no autóctonas en España: La Pita y la Chumbera (ambas de México). En cuanto a aves el ejemplo más conocido de las cotorras. Su presencia altera el hábitat natural al igual que influye el que desaparezcan los vencejos y otras aves autóctonas para que sus competidoras se vean favorecidas (las palomas). El juego de equilibrios es muy complejo pero se puede empezar desde la pequeña escala (edificios, rehabilitación) para llegar a crear mancha y sensibilizar a través de buenas prácticas.

En cuanto a la valoración dentro de ecómetro, surge el debate sobre la capacidad de adaptación para cada caso concreto. Joaquín señala la importancia de que la ponderación final de cada eje esté abierta para localizaciones distintas, de forma que cada región pueda establecer qué eje puntúa más alto.

Ya se nos hacía tarde, y aunque nos quedamos con ganas de seguir charlando, seguro que tanto este último punto como otros surgirán en otras sesiones.

 

Algunas referencias interesantes:

Guía para compatibilizar la restauración de edificios históricos con la presencia de fauna silvestre.

http://www.swift-conservation.org/biodiverse-buildings.htm

http://www.falciotnegre.com/index.php/es/presentacion/item/55

http://www.commonswift.org/common_swift.html

El problema de los edificios de cristal.

 

:::::::::::::::::::::::

 

Os trasladamos las siguientes preguntas para valorar la introducción de estos parámetros  en el ecómetro:

¿Podemos hablar de biodiversidad en el medio urbano? ¿Puede la arquitectura hacer algo por conservarla y/o aumentarla?

¿Cuál es la escala de afectación del edificio sobre el entorno? ¿Sería conveniente valorar positivamente la inclusión de elementos  como cubiertas o fachadas vegetales, o incluso espacios nido para favorecer la biodiversidad?

¿Qué variaciones encontraremos de un medio rural a un medio urbano?

 

:::::::::::::::::::::

 

Queremos dar las gracias a tod@s los participantes a la sesión su asistencia¡. Gracias a tod@s¡

 

..