Confort higrotérmico

13 de jul

La cuarta sesión de EAD es la última sesión con formato de Acta y post. Levantar el acta, revisarla y redactar el post era una cadena de trabajo inasumible por cuestiones de tiempo.

Así que nuestro compañero Doménico nos aconsejó retrasmitir las sesiones vía streaming.  Aunque seguramente experimentemos alguna dificultad, de ahora en adelante, las sesiones de Ecología a debate podrán seguirse en directo por streaming y pocos días después encontraréis el video de la sesión en el blog¡¡.

– – –

Para la cuarta sesión de ecología a debate organizamos un encuentro para hablar sobre el “Confort Higrotérmico”. Invitamos a Mª Jesús González Díaz (presidenta de ASA, asociación de Sostenibilidad y Arquitectura), a Fernando Martín Consuegra (Arquitecto e investigador en el Instituto Torroja en el departamento de Ahorro de Energía), a Anne Vogt, Nuria  Díaz y Jesús Soto (Miembros de PEP, Plataforma Edificación Passivhaus) e Ignacio Revuelta (Arquitecto certificador oficial de Verde.

La sesión comenzó con dificultades por el excesivo calor y ruido que había en Intermediae (Matadero, Madrid). Quizá eso motivara al grupo técnico que rápidamente dio comienzo al debate.  Nada más empezar surgió la cuestión sobre qué información es más práctica o precisa para valorar el comportamiento bioclimático del edificio.  Varios de los invitados sugirieron la necesidad que desde una herramienta como pudiera ser el ecómetro, se facilitasen indicaciones sobre los mapas/lugares de consulta en cada caso, dentro de ese espíritu de ayuda para el diseñador. Y varios de los invitados señalan que no siempre se tiene todos los datos disponibles, y en gran cantidad de ocasiones no son actuales ni concretos.

Fue interesante porque rápidamente el grupo vio con claridad la capacidad del ecómetro para funcionar como una base de datos que se actualiza de forma continua. Al ser de código abierto, cada análisis de cada proyecto hecho con el ecómetro, generaría nuevos datos abiertos a toda la comunidad del ecómetro.

En este punto, pasamos a la “carne” del debate, Iñaki planteó la pregunta de cuáles serían los datos de partida a tener en cuenta. Y en ese mismo instante, agotados por el aturdimiento del ruido ambiente del espacio, decidimos parar la sesión y trasladarnos a la cantina.

Más tranquilos en la cantina, pudimos debatir sobre los datos de partida acordados y su valoración.  Primero se establecieron los enfoques posibles; el enfoque más aplaudido fue el de establecer el grado de confort que hay sin sistemas activos, es decir, sólo con los sistemas pasivos diseñados, establecer luego el número de horas fuera de ese confort, y, en función de eso, plantear los sistemas activos necesarios.

Dato a dato se fueron estableciendo los valores, máximos y mínimos (en cada caso), para cada uno de los indicadores.

Ya al final, y aunque durante toda la sesión hubo comentarios hacia la sencillez y facilidad en el cálculo, todos parecían de acuerdo con María Jesús en que el ecómetro debe ser sencillo, directo y hacer ese tipo de preguntas a modo de manual para el diseño, como una versión actualizada y más exigente de las antiguas normativas de habitabilidad, ofreciendo una alternativa a otras herramientas complicadas y farragosas que hacen difícil las buenas prácticas.

Acabamos la sesión sin encontrar acuerdo en que herramienta utilizar para calcular el nivel de eficiencia energética. Es una pregunta abierta y que os lanzamos¡:

¿Qué herramienta para el calcular la eficiencia energética recomiendas?

 

 

:::::::::::::::::::::